AGO

NOMBRE PROYECTO:AGO
PROFESOR GUÍA: Sergio Araya
NOMBRE ALUMNOS:Valentina Scarlett Contreras Vergara

Felipe Alberto Miralles Labrín

Daniela Ignacia Prato Castro

Matías Ignacio San Martín Aravena

Fernanda Antonia Satta Martínez

La relación del ser humano con el medio ambiente y la naturaleza se ha visto bastante cuestionada en el último tiempo, la contaminación, la mala utilización de los recursos y sobreproducción de alimentos son temas que han estado en la palestra desde hace algúnos años, y es que, para nadie es un secreto, que mientras en el mundo casi mil millones de personas pasan hambre, cada día se desperdician más de 3 millones de toneladas de alimento. Es más, un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician, tirando a la basura mano de obra, agua, energía, tierra y otros recursos naturales que se utilizaron para producirlos, pues la comida es mucho más de lo que hay en nuestros platos.

En Chile el panorama no es más alentador, ya que si bien, se desconocen las cifras exactas de alimentos despilfarrados, un 95% de los chilenos declara que para ellos botar comida es una práctica habitual, donde frutas y verduras son de los alimentos más afectados. En cuanto a este mercado, las ferias libres juegan un papel crucial si se considera que abastecen más del 70% de la demanda nacional de productos hortofrutícolas.

 

 

 

 

 

 

 

Del mismo modo, es en estas donde se encuentra uno de los principales focos de desperdicio, siendo responsables de generar más de 70 mil toneladas de desechos orgánicos anualmente, y una parte importante de ellos, alimentos totalmente comestibles que fueron descartados por razones puramente estéticas.

AGO busca combatir esta problemática reinsertando los desperdicios generados por ferias libres en la cadena de consumo alimenticio, a través de la utilización de agar-agar, un aditivo extraído del alga endémica chilena Gracilaria Chilensis, que permite poner en práctica el principio de la gelificación para alargar la vida útil del alimento, a la vez que lo transforma en un producto de alto nivel gastronómico: caviar de agar.

Un proyecto que de la mano de la innovación culinaria busca disminuir el impacto ambiental generado por la agroindustria, a la vez que revaloriza un alga local de gran potencial, que actualmente se está desaprovechando al estar casi totalmente destinada a exportación.