Carolina Pino, académica del Design Lab UAI participó en ciclo In-Visible para la igualdad de género e inclusión

La situación calle, según cifras del año 2011, alcanza a más de 12.255 personas.

La igualdad de oportunidades en Chile se ve obstaculizada por diferentes factores de índole económico y social. Por eso, el Centro de Extensión Consejo Nacional de la Cultura y las Artes tiene como una de sus principales labores defender a las minorías y la igualdad de género, por medio de instancias que promueven las oportunidades y la no discriminación en la convivencia de la ciudad.

De esta manera se llevó a cabo In-Visible, un ciclo del Centro de Extensión (CENTEX), centrado en la importancia del género y la inclusión. Durante los meses de julio, agosto y septiembre, se desarrollaron temáticas desde una mirada crítica, sobre temas de sexualidad, política e inclusión, por medio del trabajo de artistas chilenos que mediante las artes visuales, la música, el teatro, el cine y la conversación, contribuyen a visibilizar elementos de género e inclusión/exclusión presentes en las prácticas de nuestra sociedad.

Por esto, “el arte ha sido una herramienta clave en descifrar las normas y tradiciones que esconden otras formas de habitar la cultura en las últimas décadas circulan obras que abordan estos otros, dando a conocer problemáticas interesantes y que diversifican las prácticas de los sujetos invisibles”, mencionó Montserrat Rojas Corradi, Asesora de Centex.

En este ciclo participó la académica del Designlab, Carolina Pino, quien aborda la tecnología digital desde una perspectiva crítica, a través del uso de materiales reciclados y la combinación con Physical Computing –redes, movilidad, máquinas– en los ámbitos de intervenciones públicas, usables, educación y tecnología asistida.

La artista mostró su trabajo, inspirado en su obra Shellhouse (living portable). Se trata de dispositivos construidos con material perecedero, no diseñados para que perduren, refugios que visibilizan, de alguna manera, a las personas indigentes. Son objetos inapropiados de la modernidad, una reflexión sobre el acceso y las posibilidades de la materialidad contemporánea. Lo inadecuado representa la disidencia, lo marginal, el exilio, lo no-oficial.

La situación calle, según cifras del año 2011, alcanza a más de 12.255 personas, de las cuales más de un 80% son hombres. Más allá de lo impresionante que puede ser este número, lo que marca un precedente es que antes del año 2005, no existía un catastro que visualizara el número de indigentes en Chile.

Más información en: http://www.centex.cl/