Design Lab realiza congreso para analizar la labor de los Fab Lab en Chile

El Design Lab de la UAI y el Fab Lab de la Universidad de Chile organizaron el congreso Fab en Chile: Estado del Arte, con la finalidad de comprender cómo la fabricación digital se ha integrado a los entornos de la investigación, la educación y la práctica en la sociedad chilena.

El evento, desarrollado los días jueves 16 y viernes 17 de marzo en el Museo de Artes Decorativas, contó con la presencia del decano de Diseño, Sergio Araya, y de los profesores Alexandros Tsamis, Rodrigo Tisi, Diego Pinochet, Carolina Pino y Anastasia Pistofidou, quienes expusieron sobre sus proyectos.

Los anfitriones y principales gestores de este congreso fueron Alexandros Tsamis junto con la actual directora del Fab Lab de la U. de Chile y máster en diseño de la UAI, Danisa Peric.

La discusión se centró en examinar el nuevo escenario al que muchos catalogan como la “tercera revolución industrial”, que ha surgido a partir de las enormes capacidades de producción que poseen los Laboratorios de Fabricación. Sus propios usuarios lo definen como un espacio “que provee una plataforma, el conocimiento y las herramientas para hacer prácticamente cualquier cosa, gracias a la posibilidad de convertir la información digital en objetos físicos”.

La Universidad Adolfo Ibáñez, al crear la carrera de diseño en el 2013, fue la primera institución en establecer un Fab Lab en Chile, y desde el principio estuvo integrado a la red global de Laboratorios de Fabricación.

“Estamos muy felices de contribuir con lo que hacemos desde el Fab Lab de la UAI al pequeño ecosistema emergente que está surgiendo en Chile, donde ya hay varios Laboratorios de Fabricación. (…) Lo que nosotros buscamos es colaborar con otros laboratorios porque entendemos que hay sinergias que son relevantes y competencias en las que podemos ser complementariamente más exitosos”, expresó Sergio Araya.

Precisamente, estos laboratorios han sido creados bajo el concepto de colaboración mutua, es decir, que cada Fab Lab puede compartir su fuente de información con otro Fab Lab de cualquier parte del mundo. Este fue justamente uno de los temas más comentados del congreso y la mayoría de los invitados concordó que la cooperación es el camino a seguir en este contexto de fabricación digital. Es más, muchos manifestaron la idea de que, en un futuro próximo, cada persona sea capaz de producir los elementos que necesite con la ayuda de esta tecnología.

En este sentido, Rodrigo Tisi planteó que la eficiencia de un proyecto depende de la generosidad de su creador, mientras que Anastasia Pistofidou propuso que no solo se deben compartir las herramientas y productos entre los Fab Lab, sino que también las investigaciones que cada uno realiza.

 

Asimismo, la profesora Pistofidou destacó su proyecto Fab Textil, implementado en el Fab Lab de Barcelona, con el que busca diseñar y crear telas y vestuario solo a través de la fabricación digital.

Por otro lado, Diego Pinochet sugirió que, al momento de diseñar, se debe interactuar con las maquinarias de producción en vez de solo operarlas, adecuando sus movimientos a los del propio diseñador. De esta forma, aseguró, sería posible encontrar la originalidad en un producto.

Finalmente, Alexandros Tsamis explicó que, hasta hoy, toda la investigación en la fabricación digital apunta hacia cómo usar un solo material para elaborar un producto. Sin embargo, disciplinas como la arquitectura necesitan la combinación de varios materiales para su producción. Respondiendo a esta falencia, su investigación se enfoca en el desarrollo de un tipo de impresora 3D que tenga la capacidad de mezclar dos tipos de sustancia con distinta dosificación, y así lograr diferentes propiedades en el material resultante, que es esencial para el trabajo en la arquitectura.

Ambos días estuvieron marcados por la presencia de autoridades de la  Corporación de Fomento de la Producción (Corfo). Para el decano de Diseño de la UAI, esto “revela el interés por parte del gobierno de promover un Chile más productivo a través de la innovación, y la fabricación digital es justamente uno de los pilares en los que el país se está focalizando”.

Entre los proyectos más atractivos que se están desarrollando en Chile y que fueron presentados en este congreso figuran las prótesis de mano y cráneo en el área médica y también el de un sistema habitacional masivo, ambos realizados por medio de la fabricación digital. “Hay gente que está produciendo nanomateriales y biomateriales que alcanzan niveles de complejidad que hoy son posibles de alcanzar, en un ambiente no industrializado, gracias a la fabricación digital”, acotó Araya.