Design Lab recibe a experto internacional en robots para arquitectura KUKA

Johannes Braumann es desarrollador líder de la aplicación KUKA

Máster en Ciencias de la Construcción y Tecnología en la Academia de Ciencias Austriaca, Co- fundador junto a Sigrid Brell- Conkcan de la Asociación de Robots en Arquitectura, y director de Robots in Architecture Research UG, su visita se enmarca cuando en Chile ya existen 230 robots industriales manipuladores instalados que utilizan la aplicación KUKA, uno de ellos en la Escuela de Diseño de la Universidad Adolfo Ibáñez. Por eso, para el Centro de Aprendizaje de la UAI – que gestionó su visita-  era primordial contar con su relato en primera persona y lo lograron el jueves 17 de noviembre.

El conversación con alumnos y académicos de Design Lab, Braumann comentó que: “No hay forma de dejar de lado la existencia de robots. Estamos en un punto de no retorno. Si bien es polémico, vamos a utilizar la automatización cada vez más en áreas como la construcción, por ejemplo”.

Las cifras lo acompañan. Actualmente, existen aproximadamente 1.100.000 robots industriales manipuladores en operación en todo el mundo, y en América Latina, se estima que ya hay 40 mil unidades instaladas. ¿Por qué esta preferencia? Los robots ofrecen precisión, flexibilidad y fiabilidad a bajo costo operacional. “Son multifuncionales: se pueden programar cortes, procesamientos, soldaduras, diseños en piedra y muchísimas alternativas más”, dice Johannes. La nueva generación de robots industriales está expandiendo aceleradamente su campo de aplicación hacia la mecánica, electrónica, control, informática, biofísica, biomecánica, neurología y psicología, entre otras áreas.

En la actualidad, cuenta Braumann, “los robots han bajado de tamaño y precio. Cuestan alrededor de 70 mil euros.(Alrededor de 50 millones de pesos). En relación a los productos que fabrica el precio no es elevado, más considerando que en reventa, se pueden encontrar robots a 15 mil euros.”

La adopción de estándares abiertos de programación y conectividad por parte de los fabricantes han reducido progresivamente las barreras de entrada a la robótica industrial para arquitectos, artistas y diseñadores. Cada vez más profesionales del área creativa se atreven a explorar con estos robot. “No queremos hacer producción masiva, sino personalización masiva que sea lo más eficiente posible, que se demore poco en ser programado”.

Consultado por la importancia de los robots en las casas de estudio, Braumann afirmó que: “Los robots son una buena forma de enseñar geometría y matemáticas, pero también da la posibilidad de en el futuro utilizarlos en pequeños negocios, como ya hacen algunas oficinas de arquitectos”. Al respecto, Pablo Saric, director de docencia de la Escuela de Diseño agregó: “Nuestros alumnos aprenden haciendo. Esto implica someter al proyecto de diseño a sucesivas interacciones en la que la fabricación del prototipo demanda la utilización de herramientas muy diversas. El brazo robótico Kuka es una multi herramienta, que les ha permitido a los alumnos comprender nuevos procesos de fabricación, utilizando tecnología de punta, para entregar soluciones de diseño que no serían posibles de fabricar con otra tecnología.”

Por su parte, Robert Pardo, director del Centro de Aprendizaje comentó que: “Es importante apoyar iniciativas que tienen impacto en las distintas modalidades en que los estudiantes aprenden en la Universidad. Las tecnologías, sean robots u otras, inciden en las habilidades que se requiere desarrollar y en el horizonte de producciones que los estudiantes pueden realizar”.