Gobernanza y ciencia de datos en el antropoceno

Este año consumiremos el doble de los recursos naturales que el planeta puede regenerar en forma sostenible, por lo que nuestros descendientes, ya son mucho más pobres que nosotros en servicios ecosistémicos. Revertir esta tendencia autodestructiva, es el problema más complejo que ha enfrentado la humanidad y afortunadamente tenemos más información y capacidad de análisis que nunca en la historia. Necesitamos todo este potencial de inteligencia para transformar un sistema económico basado en la expansión a otro que permita la optimización sin externalidades negativas, sociales ni ambientales. El mayor desafío para lograr esta transición a un desarrollo radicalmente sostenible es la buena gobernanza, que requiere modernizar nuestras instituciones a nivel global y local. Es esencial establecer garantías para que éstas tomen decisiones basadas en evidencia, en forma transparente, con rendición de cuentas y proyectadas a largo plazo con amplios acuerdos democráticos.

Sobre esto se refirió Matías Garretón, académico de la Escuela de Diseño de la Universidad Adolfo Ibáñez, en la charla “Gobernanza y ciencia de datos en el antropoceno”, donde profundizó en el antropoceno, como una nueva era social y económica determinada por un límite ecológico. Mencionó que “la civilización, a nivel de impacto global, está a la altura de los peores meteoritos”, esto en relación al impacto que ha producido en el planeta y su ecosistema. Pues, “hay una importante pérdida de riqueza ecosistémica, lo cuál es el gran desafío de la gobernanza global”.

La idea de que el hombre es el gran causante del acelerado cambio climático, es una certeza. Según Garretón, “el origen antropogénico del cambio climático, se basa en más de 10.000 investigaciones. Hoy la curva de ascenso del cambio de temperatura de la tierra es más rápida”.

Pero, ¿cómo nos hacemos cargo de lo que está sucediendo? Hay cientos de formas que podrían aportar. El académico del Design Lab, agregó que “debemos reducir el consumo a la mitad de lo que hacemos hoy y que, para esto, no es necesario dejar de consumir, sino que es más relevante detectar las pérdidas y reducirlas”. La idea de Economía Circular, resulta muy relevante para crear un valor prolongado de los ciclos de vida de las cosas y la reutilización de los insumos.

Asimismo, abordó la importancia de la ciencia de datos e inteligencia artificial, como un aporte de información relevante, para la resolución de problemas complejos y así, permitir una transición a un desarrollo sostenible, con instituciones modernas, que sean capaces de tomar decisiones en base a evidencia.