Para incrementar la productividad en Chile en tiempos de automatización

Carolina Pino / Directora del Centro de Interfaces Emergentes

En: Qué Pasa

Según el Informe del Estudio Económico de la OCDE 2018*, durante las últimas décadas, Chile ha mejorado de forma significativa la calidad de vida de sus ciudadanos. Sin embargo, el crecimiento se estancó una vez terminado el boom de las materias primas. A corto plazo, los sólidos fundamentos económicos, la mejora de las perspectivas internacionales para el comercio y las exportaciones de materias primas, y una política fiscal y monetaria expansivas, están ayudando a conseguir una gradual recuperación.

En este estudio, se insiste en que la adopción de reformas sociales y del mercado de trabajo centrada especialmente en la mujer y en los trabajadores menos cualificados es una estrategia beneficiosa para el crecimiento inclusivo. Las recomendaciones de la OCDE, son aumentar el gasto social y en educación, pues si bien la economía se ha mostrado resiliente al shock de las materias primas, se necesitan nuevas fuentes de crecimiento a largo plazo, ampliar el acceso al empleo de alta calidad, así como también, reforzar el crecimiento de la productividad y la evolución de las exportaciones.

Como primera medida, se deben realizar diagnósticos macros y micros que partan de una realidad en comunas, en la región y en el país, para ofrecer instancias de capacitación basadas en las necesidades propias de cada grupo.

Es preponderante que se incluya conocimiento que aborde las tecnologías digitales en el desarrollo de nuevos materiales y capacidades, a través de la intermediación laboral, capacitación y apoyo a los emprendedores en las comunas, para generar emprendimiento disruptivo y de impacto.

 

 

Este plan de acción requiere integrar a las tecnologías digitales y capacidades técnicas, en la implementación de alfabetización digital y herramientas concretas para la integración de tecnología en áreas como la robótica, la sensorización (IoT) y las TICs en general, incluyendo a diversas disciplinas, así como también en la formulación de proyectos factibles de ejecutar, ajustados a los presupuestos y sobretodo y principalmente, hacerse cargo de los paradigmas culturales que muchas veces impiden que un proyecto pueda emerger, continuar o atreverse a innovar, diluyendo las iniciativas en la importación de metodologías o espacios que no representan la realidad local.

Por otro lado, es necesario que exista vinculación de los emprendedores con las grandes empresas y otras agrupaciones e Instituciones ligadas a la innovación y el emprendimiento para que estos emprendimientos sean sostenibles; no es suficiente con innovar y emprender, sino que también es importante abrir los canales de información hacia fuentes de financiamiento y modelos económicos, que puedan permitir a las pymes permanecer en el tiempo.

Finalmente, se requieren de varias células (Centros) a lo largo del país que absorban a estos grupo para integrar cursos y talleres, desarrollo de productos y servicios, junto a la habilitación de espacios concretos que integran equipamiento digital de fabricación y talleres de trabajo. Además de la activación de eventos para difusión, reflexión y posibilidad de comercialización de estos productos.