Indicadores de Bienestar Territorial: investigación aplicada a evidencia

El desempeño de iniciativas en el territorio está directamente relacionada a una adecuada priorización y focalización, la cual a su vez, depende de una buena generación de diagnósticos ajustados a las necesidades. Se necesita entonces evidencia, como también, correctos indicadores e insumos que sean capaces de recoger la realidad funcional y temporal del espacio.

No solo es entender las condiciones morfológicas ni formales, sino que dar vuelta el problema para comprender el desempeño de las actividades humanas, del ecosistema y de la flora y fauna en distintos territorios. No se trata de tener solo una fotografía, sino de entender las correlaciones y como en su desempeño logran objetivos distintos, o han tenido consecuencias distintas en su realidad.

Hay que entender el territorio como una plataforma donde suceden actividades y dinámicas, las cuales se pueden correlacionar con diferentes actores; esto es la Inteligencia Territorial.

Luis Valenzuela, Director del Centro de Inteligencia Territorial, destaca el trabajo de Amartya Sen, Premio Nobel de Economía 1998,  quien menciona que “las libertades tienen que ver con la forma y el proceso que las personas generan su propio desarrollo y como tal en un compromiso social y una sociedad y un país y una región se desarrolla en sí. Por ende, la libertad no es una condición de garantía de resultado de éxito o una métrica de resultado de éxito, sino que la libertad es una metodología y una manera de producir ese desarrollo”.

“El territorio es un espacio donde conjuntamente podemos modelar, diseñar, implementar y  evaluar capacidades para que cada persona tenga

acceso funcional donde ejercer, optar y desarrollar sus oportunidades según su propio bienestar. Hay una condición funcional, que es la capacidad de tener acceso a tomar decisiones que estén a mi alcance y para eso deben existir oportunidades prácticas, tomando en cuenta características personales y el entorno. Este último es cultural, económico, político y físico”, agrega L. Valenzuela.

En este esquema, el Diplomado es Gestión Territorial e Innovación, se posiciona a la vanguardia de innovación tecnológica aplicada al análisis de la sociedad, la economía y el espacio, utilizando herramientas informáticas complejas, que aprovechan la creciente abundancia de datos de distinto tipo, de un modo intuitivo y aplicado a problemáticas territoriales contingentes.

Por medio de los indicadores de bienestar, se desarrolla una nueva forma de ver y hacer sentido de la ciudad, al alcance de todos. Los indicadores permiten evaluar la calidad de los espacios habitables y su potencial. También es posible visibilizar oportunidades para mejorar la calidad de vida en relación al territorio, y hace manifiestas las brechas que son necesarias de superar.

El objetivo del programa es entregar una serie de herramientas de directa aplicación a los profesionales para trabajar en desafíos de decisión territorial, sean estos en el ámbito del sector público, privado, ONGs y sociedad civil, para resolver problemas espaciales, crear soluciones escalables y con eficiencia en la disposición de recursos.

Más información del Diplomado en Gestión Territorial: AQUÍ.