Mollusca: espiral del cambio

Chile es un laboratorio natural para investigar los efectos del cambio climático en el ecosistema marino, especialmente, en los moluscos y caracolas que habitan las costas. “Mollusca, espiral del cambio” es una muestra interactiva, inaugurada el pasado 12 de septiembre, que busca llevar hasta la comunidad las investigaciones realizadas por científicos nacionales en torno a esta temática.

La exposición, que se exhibirá hasta el 14 de octubre en el Museo de Historia Natural de Valparaíso, se enmarca en el proyecto asociativo e interdisciplinario CaboNatLab, del cual forma parte la Universidad Adolfo Ibáñez en conjunto con la Universidad Santo Tomás, Andrés Bello y Universidad de Santiago de Chile.

El objetivo de la puesta en escena es mostrar de manera didáctica cómo “la acidificación de los océanos producto del aumento de CO2 en la atmósfera afecta a los moluscos de las costas chilenas, específicamente a la fisiología, el proceso de mineralización de las caracolas y las valvas y todo lo que involucra el desarrollo de la vida de un molusco”, explica la profesora de la Facultad de Artes Liberales y encargada de la divulgación de CarboNatLab, Carola Millán.

La docente resalta la importancia que tiene para el mundo científico este tipo de espacios porque “es parte del quehacer de los investigadores, además de los papers científicos que se generan como producto de la investigación, informar a la sociedad y mantenerla al tanto de la generación de conocimiento que se hace en Chile de la ciencia y el impacto que esto puede tener en nuestra vida cotidiana”, asegura.

“Creemos que es muy importante que la sociedad se involucre en el proceso del desarrollo científico y una forma de involucrarlos es dándoles a conocer en qué estamos y tratar de explicar de una manera sencilla algo que puede ser muy complejo, de forma que todos entiendan hacia dónde estamos apuntando y por qué hacemos lo que hacemos”, agrega Millán.

Por su parte, Paula Rojas, Directora de Investigación de la UAI y profesora de la Escuela de Diseño, destacó que en esta iniciativa “investigadores chilenos, de distintas universidades y diferentes especialidades, se unen en proyecto anillo para dar respuesta al efecto del cambio climático en nuestros océanos y en sus moluscos”.

Las piezas exhibidas y parte del montaje de la exposición estuvo a cargo de la alumna Victoria López, egresada del Magíster de Innovación y Diseño de la Escuela de Diseño de la UAI, quien trabajó en su proyecto de título con la profesora Paula Rojas. “La idea era tomar estas temáticas mucho más complejas, para democratizar la información y la ciencia. Pues, los resultados de las investigaciones tienen un fin mayor, que es posible vincular con la sociedad”, explicó López.

La muestra museográfica está dispuesta en forma de caracola para que a medida que se va avanzando en ella, se aprenda desde lo más fácil a lo más complejo el proceso de la acidificación en los moluscos. Así, el contenido gráfico, los elementos artísticos y las especies de distintos tipos de caracolas se relacionan para finalizar el recorrido con paneles y un video donde los propios científicos hablan del proceso de investigación y los distintos ángulos en que se desarrolla la muestra.